DR RAUL EDGAR SANTACRUZ ADI MEDICO NEFROLOGO EN MEXICO
Especialista en Nefrología

La Nefrología es la especialidad médica rama de la Medicina Interna que se ocupa del estudio de la estructura y la función renal, tanto en la salud como en la enfermedad, incluyendo la prevención y tratamiento de las enfermedades renales.
De manera mas extensa la Nefrología puede ser definida como la especialidad clínica que se ocupa del estudio de la: anatomía, fisiología, patología, promoción de salud, prevención, clínica, terapéutica y rehabilitación de las enfermedades del aparato urinario en su totalidad, incluyendo las vías urinarias que repercuten sobre el tejido renal. Nace de la clínica y por lo tanto es una de sus ramas la cual profundiza los conocimientos sobre las funciones y enfermedades del riñón.


La mayoría de las enfermedades que afectan el riñón no están limitadas al órgano en sí mismo, sino son desórdenes sistémicos. La nefrología se refiere al diagnóstico de la enfermedad renal y de su tratamiento, tanto con medicamentos como con terapia de reemplazo renal (dentro de las cuales se encuentran el trasplante renal, la hemodiálisis y la diálisis peritoneal). Adicionalmente, se considera a los nefrólogos como expertos en el cuidado de los desórdenes hidroelectroliticos (como la deshidratación, el edema, el aumento o disminución del potasio o el sodio; así como sus consecuencias), en el diagnóstico y tratamiento de los desequilibrios ácido base (como la acidosis tubular renal y otros tipos de acidemias), en el manejo de la hipertensión, principalmente la de difícil control, y en el diagnóstico y tratamiento de la Nefropatía Diabética que es el daño a los riñones secundario a la Diabetes Mellitus; siendo la prevención de esta de vital importancia para el Nefrólogo ya que es la primer causa de enfermedad renal.


Existen además otras enfermedades propias del riñón secundarias a degeneración de los mismos o de causa no muy bien descrita como la presencia de tumoraciones, entre estas el Cáncer renal o de alguna otra parte de las vías urinarias; y quistes los cuales pueden llegar a complicarse con infecciones o sangrado; y enfermedades que afectan a las estructuras funcionales del riñón conocidas como glomérulos; estas llamadas glomerulopatías o glomerulonefritis pueden manifestarse en el paciente con presencia de sangre en la orina, pérdida de proteínas y deterioro rápido y progresivo de la función renal.


Otro padecimiento frecuente es el daño a nivel renal secundario a litiasis (piedras en el riñón) el cual debe de ser valorado por el nefrólogo a fin de evitar la perpetuidad de este daño y la formación persistente y repetitiva de litos.


Para la realización de estos diagnósticos las pistas importantes en cuanto a la causa de cualquier síntoma se obtienen con la historia clínica del paciente y el examen físico, posteriormente las pruebas de laboratorio en sangre y orina se dirigen casi siempre a la: urea, creatinina, electrolitos, biometria hematica y examen general de orina, que es con frecuencia la prueba dominante en sugerir un diagnóstico.


Otras pruebas especializadas pueden ser ordenadas para descubrir o para enlazar y relacionar ciertas enfermedades sistémicas a la falla del riñón, como serologías de hepatitis B o hepatitis C, o Lupus, paraproteinemias como amiloidosis, mieloma múltiple, u otras enfermedades sistémicas que conduzcan a la falla del riñón. La recolección de una muestra de orina de 24 horas puede dar información valiosa sobre la capacidad de filtrado del riñón y la cantidad de pérdida de proteína en algunas formas de enfermedades del riñón.
Otras pruebas diagnósticas especiales realizadas por los nefrólogos son:

 

  • Biopsia renal, para obtener un diagnóstico de tejido de un desorden cuando la naturaleza o la etapa exacta sigue siendo incierta
  • Exploración de ultrasonido del tracto urinario y de vez en cuando examinar los vasos sanguíneos renales
  • Tomografía axial computarizada cuando se sospechan lesiones de masa o para ayudar al diagnóstico de la nefrolitiasis
  • La gammagrafía (medicina nuclear) para la medida exacta de la función renal (hecha raramente), la diagnosis de la enfermedad de la arteria renal, o función de cada riñón por separado.
  • Angiografía de resonancia magnética nuclear cuando pudieran estar afectados los vasos sanguíneos



Para su manejo muchas de las enfermedades del riñón son tratadas simplemente con medicación, como diuréticos, corticoides, inmunosupresores, antihipertensivos y otros. Frecuentemente, se requiere tratamiento con eritropoyetina y vitamina D para reemplazar estas dos hormonas, cuya producción disminuye en la enfermedad renal crónica.
Cuando los síntomas del fracaso renal llegan a ser demasiado severos, se requiere de la terapia renal sustitutiva. La técnica de elección es el trasplante renal. En éste es de vital importancia la intervención del nefrólogo, quien es el que se encarga de la selección del donador del trasplante y el estudio completo del receptor, así como de su seguimiento y el tratamiento de sus complicaciones (especialmente el rechazo y las infecciones derivadas del tratamiento inmunosupresor).
En los casos en los que el trasplante no está indicado o no es posible, existen otras técnicas, llamadas genéricamente diálisis renal. Entre éstas, cabe destacar la hemodiálisis, la hemofiltración, la hemodiafiltración y la diálisis peritoneal.


Es muy importante que al momento de que usted decida acudir a visitar al Nefrólogo verifique que éste se encuentre certificado por el Consejo Médico correspondiente, en México el indicado es el Consejo Mexicano de Nefrología,  así también se sugiere sea miembro de algún colegio o institución educativa, esto a fin de asegurar que el facultativo se encuentre actualizado y sea capaz de desarrollar con la mayor calidad sus funciones en beneficio de su salud y bienestar.

 

© 2021 DR RAUL EDGAR SANTACRUZ ADI MEDICO NEFROLOGO EN MEXICO